117. SOY

                Voy a maquillar mi cuerpo con pinturas claras y a vestir mi cara con ese tono sonrosado que hace años me favorecía. No deja de ser curioso que esta sombra oscura que aplico sobre mis párpados alegre mi mirada cuando, en las ojeras, el negro la entristece tanto. Creo que el rojo agrandará la sonrisa de mis labios, aunque dudo de que por muy intenso que sea el matiz, consiga que las risas salgan de dentro; cubrirá el rictus serio, esa línea tensa en la cara que calla este dolor que tengo. Me cubro con un velo de colores y, ante los demás, la realidad se difumina, pero en cuanto vuelvo a casa me despojo de él en el mismo instante en que te miro, cuando oigo que no me quieres ya, que te vas a marchar.

                Cada palabra arranca la piel de mi cuerpo, me quema y deja señal, cicatrices que no sé curar y que imagino que jamás desaparecerán. Tú solo no tienes la culpa; siempre he sabido que no me has necesitado como yo a ti, pese a todas mis esperanzas en que así fuera. Si al menos hubiera tenido hijos te miraría a la cara y te diría que ellos sí son de verdad, que no todo quedó en la ilusión de algún día ser querida, pero ni a eso me puedo aferrar. Te uniste a mí por conveniencia, y yo por convenir que eras lo mejor que la vida me podía dar. No hay remedio para la fealdad, lo sé, pero tú eres feo por dentro. Te vas, me dejas sola, sin nada, expuesta, absolutamente vulnerable, y duele. Me destrozas con tu mirada desangelada, arrasas una vida, solo con tus ojos me asolas el alma. Malnacido, ¿qué he hecho si no quererte?, ¿cuántas noches en vela mendigando tu cariño?, ¿qué he de ser, atractiva, rubia, de culo prieto¿, ¿ponerme tangas y mostrar labios carnosos?. Y lo peor de todo es que por ti hubiera hecho cualquier cosa por ser como te hubiera gustado que fuera; y por unas migajas de una ternura que jamás me has concedido. Te he dado todo por nada, y ahora que esto termina me doy cuenta del error de haber querido cambiar.

                Es cierto, soy el polo apuesto a los cánones de belleza. Mi nariz es pequeña pero ancha, y mi boca delgada aunque mis ojos son bonitos, sencillos y marrones; los tuyos verde cristal, pero nunca demuestran su debilidad cuando hacen llorar a alguien a tu lado. Mis manos son tan grandes como las tuyas, pero las mías saben lo que deben sujetar con firmeza; sin embargo tú te agarras a ese clavo ardiendo que te hace gemir en cada cama distinta a la nuestra, y lo sueltas luego en busca de algo que nunca consigues que sea tuyo porque no tienes honestidad. No, no la tienes. Y mi pecho, sí, caído, no como el tuyo, aún vivo y erguido, pero bajo el mío se alberga un corazón que siente, donde tú solo tienes un músculo que late según las faldas que quita; y mientras lo aliente mi dinero más se acelera, mientras el mío se ahoga en la soledad.

                Sé que en algún recóndito hueco de tu mente había un espacio para mí, supongo que en el reservado a la necesidad de sobrevivir, pero ahora tienes otra víctima que te aguarda, a la que despojarás de su vida a cambio de regalarle alguna de tus caricias, y no sé si reír o llorar; tan solo puedo decir que te odio tanto como te quiero. Saldré adelante; tú sabes que puedo pagar el amor con dinero, y yo que el amor no se consigue por pagar. Quizás haya alguien que vea en mis grotescas facciones un rostro perfecto, como yo ahora en tu impecable cara veo la fealdad. No me voy a maquillar más, ni escogeré la ropa para que los colores alegren mi cuerpo y me veas. Soy como soy; no soy más, pero tampoco menos. Fea, pero soy, y ni tú ni nadie me va a volver a quitar mi identidad, pues soy. Soy

ANA Mª GARCÍA YUSTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s