104. LA FUERZA

               Fuerte es el que levanta pesas con sus grandes músculos, o el que soporta una larga carrera de fondo sin más achaques que una costosa respiración. También lo es aquel que entrena su cuerpo para desarrollarlo y exhibirlo en una competición, o el que en la pelea hace más daño de un puñetazo. Eres más fuerte si tumbas el brazo del otro en un combate de pulso, y también si consigues, al tirar de la cuerda, que caiga en el barro el equipo contrario.

                Fuertes hay muchos. Los hay quienes ciñen sus bíceps bajo camisetas de tirantes, y los que los ocultan porque no necesitan pavonearse. Hay muchos que hablan de su fortaleza contando patrañas, y otros que cargan toneladas y callan. Variados son los tipos que existen, pero hay una nota que los caracteriza, común a todos ellos, y es que la naturaleza ha regalado a sus cuerpos la peculiaridad de poder resistir, la resistencia. Resisten gracias a la fuerza que han desarrollado con tajantes ejercicios, buena dieta y persistencia; y no se quiebran.

                Yo no soy fuerte; así de sencillo me resulta admitirlo, pero soy capaz de cargar un camión con harina en el costal y ganarme un sueldo. Y en cuanto a correr a fondo menos, pero a menudo vuelo cuando un cronómetro invisible marca la cuenta atrás del paréntesis de tiempo que tengo  para alimentarme, ordenar, comprar, organizar e incluso, si puedo, hasta dormir. Apenas recuerdo cuando mi cuerpo era proporcionado; la juventud te premia cuando la tienes, pero te castiga luego cuando la abandonas, sumando kilos a los años y aplicando concienzudamente la ley de la gravedad. Pero aunque haya partes de mi anatomía que caigan yo me mantengo en pie y con la cabeza alta, porque tiro sola del carro de trabajo y casa, de mi vida y de la de los míos; y me basto sola para tal privilegio, que lo es, aunque pese más que cualquier barra de gimnasia.

                ¿Qué es la fuerza?, ¿tirar de la cuerda y lanzar al barro al contendiente?. No, eso no es fortaleza sino debilidad. Yo no quiero vencer al enemigo, quiero que se dé cuenta de que no me afecta y mostrar indiferencia; quiero que mi desagrado no se note bajo una sonrisa que cubra de lodo su odio sin tenerme yo que manchar, y que se hunda en un fangal del que solo pueda salir con ayuda de sus músculos. Miro lo que hay alrededor y veo fragilidad por todos lados. Amistades que entran y salen, matrimonios que se rompen al chocar contra cualquier esquina, hijos que desgarran su retrato familiar. Ya casi no mantenemos nada, quizás porque sea más fácil culpar a los demás de nuestra propia incapacidad de conservar lo que vale la pena, incluso de descubrir lo que realmente merece la pena. Creo que se trata de un tema de inconsistencia, efecto de la falta de potencia, debilidad a fin de cuentas, aderezada con sesiones de spinning, zumba y fitness que fortalecen el cuerpo aunque vaya adelgazando  poco a poco el alma.

                Fuerza es el abrazo de mi hijo, desayunar pan duro porque no hay nada más, la amistad cuando es de verdad. También lo es la esperanza en pleno desierto, un remiendo en el pantalón y el perdón; avanzar día a día pese a los tropiezos, saber que cuando uno se cae se levanta, y esperar, porque llegará lo que ha de llegar. Llamo fuerza a mirar cara a cara una enfermedad que amenaza, a exigir respeto, a aceptar que te has equivocado, que me he equivocado. Fuerza es quererse a uno mismo, intenta cambiar lo que para ti es injusto y admirar lo que otro quiere cambiar para su bien y para el de los demás. Es no envidiar lo que alguien ha ganado a pulso, pero no solo en el ring, sino en su trabajo, ya sea cargando sacas a músculo, redactando una sentencia ejemplar o contoneando las caderas en un garito cualquiera.  Eso es ser fuerte; resistir, la resistencia.

Si los pilares que están bajo tu tierra no te pueden sostener, de nada sirve lo que construyas encima. Vistámonos despacio desde los pies hacia arriba, con buenas telas y zapatos, que una vez que pisemos seguros, la fuerza llegará sola.

ANA Mª GARCÍA YUSTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s