97. QUE TE PIQUE UN POLLO SEGÚN RAPHAËL

               Bonjour, señores. He aceptado la invitación de estar aquí por varios motivos. Lo primero es que es fantastique que hayan caído en mí para que pueda mostrar en este espacio los dones con los que he nacido, y que a tanto ayudan a aquellos que visitan mi gabinete de videncia, una humilde maison para la esperanza. También he accedido porque si no fuera Devereux, me apellidaría Riesgo, pues desde que era enfant el peligro siempre me ha atraído y hasta aprendo de él. De hecho, gracias a él mi capacidad se desarrolló hasta límites que nunca hubiera imaginado. Soy capaz de ver tu futuro con solo un vistazo, y mis conjeturas se hacen certezas cuando lanzo los huesos a la mesa y éstos me cuentan lo que yo solo puedo escuchar. Oui, así es phénoménal; Raphaël Devereux es el unique, aquél criado en la naturaleza, en los frondosos campos franceses del bosque de Paimpont, cuna de leyendas que los árboles me transmitieron y…, Jiménez, mi nombre es Rafa Jiménez, Rafalín para los que me conocen. Ésa es la única verdad de entre todas las chorradas que he contado, incluido el acento francés. Tengo treinta y dos años y, desde hace seis, me gano la vida engañando a los que quieren ser engañados porque, la verdad, hay que ser idiota para creer las patrañas que digo, que hasta yo mismo me asombro de mi inventiva, de la cantidad de pegos que cobro a buen precio y que me pagan contentos después de oír lo que quieren que les diga.

                Atiendo a todos, jóvenes, viejos, mujeres, hombres, incluso animales si su dueño cumple con las exigencias de mi dinero. Lo que no acepto son enfermos; sería un cabrón de engañarlos a ellos, aunque tampoco me siento feliz mintiendo a los demás, pero ¿qué le voy a hacer si como haciéndolo?, ¿acaso no nos engañan cuando llenamos el depósito de gasolina, o cuando se dispara la factura de la luz si enciendo una bombilla?, ¿no es un timo la porquería que comemos y pagamos a precio de oro en los supermercados?, ¿es que no sangro cuando me corto…?. No, eso es de otra película. Lo que quiero decir es que si los demás sacan tajada de un melón donde comen varios, yo también tengo derecho vendiendo distintos engaños. Porque engañar nos engañan todos, ya … la gasolina o lo que sea, y no es que yo tenga remordimiento, es que las cosas son así y ya está. Porque, además, les hago felices el tiempo que pasan conmigo; creen que hablan con familiares que ya no están, se ilusionan con un trabajo que les digo que les puede llegar, o se inquietan con la idea de que van a conocer a un nuevo amor. En fin, que sí, que engaño pero por lo menos no les clavo lo que el gobierno a nosotros con la gasolina, y tampoco he oído hablar de nadie que mientras llena el depósito sienta felicidad.

                Resumiendo, que soy un caradura simpático y no soy malo, y si hago lo que hago es porque me quedé en el paro de mi oficio de engastador. Con la crisis la joyería se fue al traste, y a mí que me pique un pollo; es por eso que aquí me veo, dando esperanzas a unos desgraciados con mis visiones de todo a cien, mientras yo no veo a dos palmos de mis narices. Hace unos día no fui capaz de predecir, como es normal, que una bicicleta me iba a desollar la rodilla, pero sí de vislumbrar esotéricamente y advertir a una clienta reprimida de moño arraigado sobre su cabeza que tuviera cuidado porque un armario empotrado se le iba a caer encima y su vida iba a cambiar. Como si hubiese puesto un huevo, así me quedé de tranquilo después de la chorrada que le solté; pero le debió sentar mal porque ya no volvió a mi consulta. Y es curioso porque ayer la vi de la mano de un hombretón y con peinado nuevo. Parecía feliz. En algo acerté porque tal como le tocaba el culo aquel Sansón a su Dalila de pelo suelto, el armario, más que empotrado, debió ser empotrador y, consecuentemente, pareció cambiarle la vida. ¿Y si es que yo…?. No, no. Raphaël Devereux el vidente o Rafa Jiménez, el engastador. ¿Quién soy yo?.

ANA Mª GARCÍA YUSTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s