69. LOS REGALOS DE REYES SEGÚN EL BATALLÓN

                  Ola, soy el Floro, y me han dicho que cuando se tiene alguna emoción el cuerpo lo nota. Es, por ejemplo, como cuando veo la novela de la siesta “Vendetta apasionada”, que en uno de los episodios la hija del Licenciado se entrega por fin al sobrino del lechuguero porque decide que la desigualdad socioeconómica y cultural entre ambos no puede ser un octáculo para su amor. Pues eso, que esa escena me afectó muncho porque noté pasión verdadera, sobre todo cuando él le arrancó a ella el vestido a bocaos y luego le quitó con cuidado las perlas del cuello y de las orejas y, para no perderlas, se las metió en el bolsillo. Todo ternura, y esa ternura, mi cuerpo lo nota; eso me han dicho, que es como una especie de reacción química que suelta algo por la sangre y te influye a nivel anémico. Otra sensación pero distinta, que seguro que me produció algún efecto en el cuerpo, fue cuando al “Peri” le robaron dos cochinos y el alcalde hizo un llamamiento para que se los devolvieran al dueño porque estaba muy dolido, y parece que el discurso sirvió porque, si no los dos cerdos, parte de uno sí se lo devolvieron, y con el detalle de enviárselo envuelto al vacío. Y aquí ni pa´ti ni pa´mí, porque alegría y pena sentí, y no sé cómo el organismo echa química para eso. Y todo esto va porque en mi carta a los Reyes Magos solo pedí salud, y llevo ya tres días en la cama con un trancazo de cuarenta de fiebre; que he aprendido más viendo todas las tonalidades de colores en mis vomiteras que cuando acompañé a mi amigo “el bizco” a la reunión de daltónicos anónimos del pueblo; que del temblor que tengo en los dientes por las tiriteras, vienen los palmeros a casa a bailar sevillanas sin castañuelas. Pues eso, que más que reacción química tengo una combustión espontánea por la mala leche que me da escuchar el “salud” cada vez que estornudo. Esto de los Reyes hay que pensarlo bien. El año que viene no pido nada .¡¡¡Atchússs!!!, salud. Otra vez no, por favor. Pues eso.

                  Saludos a todos, soy Simón. Reconozco que la castaña que cogí al escribir mi carta fue monumental, pero tengo que decir en mi defensa que, más que resaca, tuve un oleaje tan tormentoso que aún me duran los efectos de la marea. Después, me flagelé un rato con los especiales de Navidad de la tele y, por último, como sacrificio impuesto directamente por mi mujer como tributo a la borrachera, tuve que mirar una a una las catorce participaciones que teníamos de lotería en un listado que venía en el periódico, apto para sicópatas de lupa en mano. ¿Qué por qué no lo comprobé en internet?, pues porque poté en la alfombrilla de los pies de la cama y era de pelo largo. La verdad, no me puedo quejar, teniendo en cuenta que la esterilla pasó, de ser blanca, a camuflaje militar y sin posibilidad de enmendar el tuneado. Lo que tengo claro es que si yo necesito unas gafas, los Reyes necesitan un sonotone, porque mi moña no es excusa para el regalo que me han traído, que yo pedí unas gafas, GAFAS, y no una faja. Pero si yo eso no lo necesito, y además, ya tengo una (post nº 12 ). ¿Una faja?. En fin, este año me lo he ganado yo solo. Todavía me dura la acidez, y es oler la canela y el esfínter se prepara. Pero lo más irritante de todo, incluso más que las almorranas, es oír las risitas de Paloma, mi mujer,  cuando vamos al campo, y mis hijos usan la faja como tirachinas gigante; cuando la pillo riendo, ella se esfuerza por aseriar el rostro, disimulando que ve el cielo. No importa, cada vez que la miro yo también lo veo. ¿Carta a los Reyes Magos?. Pero si ya tengo el mundo entero, ¿qué voy a querer más?.

                  Buen día, compañeros. Soy Urbano y, por mucho que mi nombre englobe la galantería, la corrección o la cortesía, estoy a dos pelos de mosca para desatarme y expresar con total indelicadeza la ofuscación que siento ante la falta de seriedad de nuestros Reyes Magos. Yo solo he pedido un regalo con las tres “B” para solidarizarme con aquellos que tienen menos y solo pueden recibir algo Bueno, Bonito y Barato, aunque reconozca que lo mío con cierto margen de holgura al no sufrir su baja clase social; resumiendo, que mis tres “B” debían significar Bestial, Brillante y Bárbaro. Es sencillo de entender, creo; pues parece que no. Ayer recibí un telegrama señalándome una cita para esa misma tarde en una céntrica cafetería. Una gorra rosa sería la señal para identificar a mi Julieta. No vi arriesgado acudir al lugar ya que era público, de modo que seleccioné lo más elegante de mi vestuario, tirantes a cuadros escoceses incluidos, y me encaminé a la hora señalada. Reconozco que el corazón palpitaba rápido, y que las ganas de conocer a mi admiradora eran arrolladoras. Llegué y la vi de espaldas, con su gorra rosa y una melena larga y ondulada que me cautivó. A su lado, y desde atrás, le tapé los ojos para sorprenderla y, la verdad, su piel era muy basta pero, bueno, no hay nada que no se pueda solucionar con las mágicas manos de mi estilista Manolo en una sesión de belleza. En ese momento ella se sobresaltó y se volvió “¡Urbano, mi amor, cuántas ganas tenía de conocerte!”, me dijo ÉL, porque de Julieta nada, un Romeo, un tío, un hombre con el pelo a lo galán de folletín, y mata enroscada en la pechera. Que yo he pedido algo Bestial, Brillante y Bárbaro, las tres “B”, y me traen un Bujarrón Bastante Brutote. ¡Venga ya!. ¿Dónde hay un libro de reclamaciones?. Harto me tienen; ya está bien. La cosa es que, viéndolo, no es ahora el corazón lo que me palpita. ¿Cómo conseguirá ese pelazo tan sedoso?; la verdad es que feo no es. ¿Cómo se llamará?.

                  Para todos los que el uno de Enero sea un impecable folio en blanco en espera de algo nuevo que escribir, o para aquellos que lo consideren día siguiente al treinta y uno de Diciembre, hay algo que nos une, y es que 2019 es un año entero por descubrir, ya miremos hacia delante o hacia atrás. Hagámoslo en respeto y paz.

                ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡FELIZ 2019!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

ANA Mª GARCÍA YUSTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s