49. INGLISH DABUTI BY FLORO

               Ola. Soy el Floro y tengo que decir que este verano ya me se hacia largo y como estaba jarto de que el aplatanamiento del calor me dejara cao en el pajar cuando daba de comer a los burros y me echaba la siesta, me proponí aprovechar el tiempo y me apunté a un cursillo de inglés que daba la Araceli por las tardes, que la chica es mu´salá y aprendió el idioma en la vendimia de las Francias porque le tocó de compañera una inglesa que fue a recoger las uvas por un  tema de amores, que parece que le salió mal porque el zagal, más que trigo limpio era palomita de munchas flores y polinizaba como un fumigador pofesional. Y, claro, la chica se llevó un disgusto por el desengaño, y entre que lloraba sin parar y el esfuerzo de la recogida, iba todos los días colorá al trabajo, y aunque todos sabemos que eso no es raro porque los de allí se ponen mu´rojos y llevan sandalias con calcetines cuando vienen aquí, la Araceli se apenó por ella e intentó comunicarse con señas, y como tampoco se enteraba de nada aprendió un poco del idioma y se hicieron amigas; asín que de la vendimia se trajo al pueblo el jornal, la espalda quebrá y el mote de “la dos lenguas”, como aquí la conocen algunos que la tienen bífida de tanto criticar.

                Pues eso, que la Araceli se sacaba unas perras enseñando el inglés en su casa, y aunque no era muy elaborado, para alguien como yo que aparte del mío propiamente dicho y junto con el monamur y el verigüel ya domino tres idiomas, era una posibilidad de ampliar horizontes y poder llegar más allá de la mountain. Además, las clases eran muy baratas porque costaban tres euros la hora y encima te invitaba a granizada de su limonar y a galletitas de limón recién hechas, que ella era muy generosa y se daba muncho arte para cocinar.

                En mi grupo estábamos cinco, incluido yo. Uno era “el poleas”, que era como esas caretas de reír y llorar pero en una sola cara, porque de partirse el culo a carcajadas hasta llegar a gimotear de pena pasaban solo dos seconds y nos dejaba a todos mosqueados por si se nos había escapado algo que él solo viera. Luego me dijeron  que era bipolar, con lo que aparte de seguir mosqueado y no aclararme nada, me quedó la duda de que si era por friolero por lo que se acurrucaba y se mecía a escondidas en un rincón de la sala hasta coger calor y volver luego  a saltar de alegría. No sé… Luego estaba “el teléfonos”, que con el pulgar y en índice de la mano contaba chistes malos en un móvil imaginario y a un público que en cuanto lo veía salía huyendo veri rapid. Y “la chumini”, que llamaba asín a todo el que se le acercara, ya fuera fauna, flora, fauna humana and other zings. También se apuntó al curso “el fandangos”, que se echaba a bailar con ese ritmo hasta la música que avisaba de que la furgoneta de los helados llegaba, aunque fuera jevi metal lo que sonara. En fin, que nosotros cinco y con la Araceli six, formamos una pandilla un poco rara (a rare group).

                En la primera clase la profe se llevó una talega con cubos pequeños de madera y los iba sacando como las bolas del bingo leyendo el alto lo que cada uno ponía. Aprendimos los números del uno al diez sin poblema, sobre todo  porque algunos ya los teníamos dominados, como el “chú”, que era como el estornudo, y el “ten”, que todos sabíamos que servía para limpiar. Con respecto a los otros ocho los aprendimos rápido, todos menos “el fandangos”, que se ponía a bailar cuando la Araceli movía la bolsa y chocaban los dados antes de sacarlos. Bueno, a “el poleas” también le costó porque le dio la pena y se echó a llorar por culpa de “el teléfonos”, y no sé bien si fue por espachurrar una mosca o por el chiste que contó de algo de que cómo llamaban a los calzoncillos los rubios esos que son nórdicos, que decía que era… era “escondinabo” o asín, no sé; un pego que a mí en el fondo me hizo gracia y no me reí por respeto a “el poleas”, porque el pobre no se rió y no me iba a reír yo y él no. Tampoco creo que “la chumini” se enterara de muncho porque repetía rápido el “wan, chu, tri, for, fait” y chu minit (dos minutos) después volvía a decir “wan, tru, chri, far, fit” como si ná. La verdad es que tampoco hay que excederse porque los números en inglés no son tan importantes; habiendo diez dedos en las manos, ¿pa´qué más?.

                A continuación pasamos a los nombre de los animales. Aprendimos el pig y el dog, que junto al espidérman, el bátman y la catwoman ya sabíamos fait (cinco), asín que después de una reunión de grupo (a rare group) decidimos que ya era suficiente para pasar a otro tema. Éste era más difícil  porque se trataba de los verbos, y tenían munchos ,¿eh?, asín que después de una votación escogimos dos, el “ser” y el “tener”, con lo que empezó un debate en español de si era mejor ser buena persona o tener munchas cosas. La Araceli opinaba que era más importante “to bi” (tener), mientras “la chumini” se sorprendía de la coincidencia de que el perro de “la Toñi” se llamara igual que un verbo en inglés; a la vez, “el poleas” se levantó, con la excusa de ir al váter, en cuanto vio a “el teléfonos” amenazar con otro chiste al llevarse el pulgar y el índice a la cara. Yo creo que el único que se enteró fue “el fandangos” porque en una sola frase fue capaz de usar los dos verbos, “I have ot it is”, expresando en inglés su gran dolor de oídos. La Araceli le aplaudió y él, para celebrarlo, se echó a bailar, y “el poleas” también, que regresó después de orinar tan contento que se hizo un nudo en la camisa y sacó a la pista a “la chumini” mientras yo obligaba a “el teléfonos” a dar palmas evitando que su móvil invisible contara ni un chascarrillo más.

                Después de tres semanas de clase, dos cajas de antiácido por la granizada y solo seis euros de curso, porque la Araceli, que era mu´honrá, no nos quiso cobrar más, aprendí un inglés básico que me enorgullece muncho, bicos I am Mister Flowers, espanish pipol and the man of tuday. I have wan cat red blu an hi is verigüel bicos it is cool and drink wáter. I have very friends and yu ar otro of ellos. Thankiu very much.

ANA Mª GARCÍA YUSTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s